CULTURA MATERIAL Y ESTÉTICA DE LA SEGUNDA PERSONA, por Fernando Broncano

Art politica

Un marco: el espejo roto

Desvelado por el cansancio de la vuelta de vacaciones me dejo caer frente a la televisión para dejar que la ceremonia de inauguración de los juegos olímpicos me distraiga. Y me distrae. Comienzo divirtiéndome por el montaje kitsch de imágenes que convierte el césped en un parque temático de tópicos ingleses. Está bien, me digo, al fin y al cabo estos espectáculos están pensados para vender y contribuir al PIB del lugar organizador, ¿por qué vamos a criticar que la City quiera vender sus estereotipos si esto es en lo que consiste la política contemporánea de la sociedad espectáculo y la economía de la atención? Doy algunas cabezadas pero aguanto hasta el desfile de las delegaciones por países (qué paradoja, que en un mundo en el que los estados-nación tienen cada vez menos importancia los Juegos sigan siendo la metáfora del poder político-militar de aquéllos). Desfilan (pues en eso consiste la metáfora, en el “desfile” que sustituye a los militares por atletas) con variopintos uniformes (eso sería revolucionario: que los ejércitos de los respectivos estados-nación se uniformasen con las vestimentas de sus atletas admirados), banderas y alegres rostros de juventud (acompañados en la retaguardia por una delegación de políticos de la cultura deportiva serios, obesos, concernidos). Me despierto completamente para comprobar si lo que ha comenzado a sorprenderme se convierte en regla. Sí: los atletas más que desfilar y presentarse como objeto de contemplación y espectáculo han decidido ser ellos quienes registren lo que está pasando. Todos, casi todos, llevan en sus manos móviles, cámaras, vídeos, y levantan los brazos no sólo para saludar sino para también grabar el evento y al público espectador.

olimpiadas

Recordé que eso es lo que está pasando también en los ejércitos de los que los juegos olímpicos son alegoría: soldados y soldadas entran en combate armados con sus respectivos móviles y envían sus fotos de muertos y torturados a Facebook o a donde sea. Después de Abu Ghraib solo podían darse unas olimpiadas como éstas donde los panópticos del poder se han roto en espejos que se reflejan unos a otros interminablemente. Fin de la sociedad del espectáculo. Todos atienden y todos producen simultáneamente imágenes y atractores de atención. Todos son observadores participantes. Se establece así un juego inestable de lo público y lo privado en el que las miradas se cruzan disolviendo la asimetría entre el ojo del espectador y el productor de imágenes.

Sin-título-12

La cultura material que constituye el entorno de producción de imágenes contemporáneas abre así zonas de posibilidad que crecen en los intersticios de este ilimitado juego de exposiciones en el que se ha convertido el espacio público. El ciudadano observado por las redes de poder en la alegoría foucaultiana del panóptico se transfigura en generador de imágenes que devuelven la mirada y truecan el espacio de lo visible en juego e intercambio de iconos. Los viejos movimientos de masas que acompañaron a las formas tradicionales de ejercicio de la voluntad política de los pueblos, en sus modelos estereotípicos de manifestación o barricada se transforman ahora en voluntades de producción de nuevas formas de visibilidad.

En un orden muy diferente de lo real, recuerdo también lo significativo que me resultó leer en una convocatoria de manifestación, en el contexto de los recientes movimientos de indignados españoles, el 15-M como forma peninsular de los movimientos Occupy, la recomendación de que cada participante debería llevar consigo su móvil con las baterías cargadas como medio de defensa ante las previsibles cargas policiales. Las redes sociales difunden instantáneamente estas imágenes y transforman la vieja manifestación en un complejo evento en el que los cuerpos y las imágenes se entreveran creando nuevas formas de espacios políticos distintos a las tradicionales formas de ágora y esfera pública, determinadas ambas por la cultura material del espacio urbano y de los medios de comunicación de masas respectivamente.

desafio

¿Permiten estas transformaciones de la cultura material nuevos “repartos de lo visible”, para usar la feliz expresión de Jacques Rancière para referirse a la estética?, es decir, ¿significa esta cultura material de la producción de imágenes la posibilidad de nuevas formas de transformación de lo visible distintas a la forma tradicional del arte como ejercicio del genio individual y privado del artista o escritor? Desde el Romanticismo, el territorio de la estética, como lugar del juicio de gusto o apreciación, y la profesión de artista como narrativa de un aprendizaje destinado a transformar los modos caducos de sensibilidad, han ido juntas en una larga historia de autonomía cultural de las formas artísticas. Esta unión ha estado también intrínsecamente enlazada con la división entre alta cultura y cultura popular defendida incluso por muchos de los autores que han constituido el patrimonio contemporáneo de la teoría estética crítica como es el caso de Adorno y, en general, por la atmósfera filosófica que ha rodeado el fenómeno de las vanguardias. La tesis que voy a sostener es que se producen transformaciones en la cultura material que abren posibilidades que llamaré de “estéticas de la segunda persona” para referirme a espacios de comunidad de juicios estéticos, de compartición de sensibilidades y distribución de lo visible, diferentes a la escisión entre primera y tercera persona que ha caracterizado la metafísica subyacente a la historia estética contemporánea.

La obra maestra desconocida

El viejo Frenhofer declara ante el joven Poussin en La obra maestra desconocida lo que habrá de ser la narrativa de la identidad del artista en la modernidad, que incluye también el modernismo y los ideales de la vanguardia:

“¡La misión del arte no es copiar la naturaleza, sino expresarla! ¡Tú no eres un vil copista, sino un poeta! -exclamó con vehemencia el anciano, interrumpiendo a Porbus con un gesto despótico-. ¡De otro modo, un escultor se ahorraría todas sus fatigas sólo con moldear una mujer! Pues bien, intenta moldear la mano de tu amante y colocarla ante ti; te encontrarás ante un horrible cadáver sin ningún parecido, y te verás forzado a recurrir al cincel del hombre que, sin copiártela exactamente, representará su movimiento y su vida. Tenemos que captar el espíritu, el alma, la fisonomía de las cosas y de los seres. ¡Los efectos!, ¡los efectos! ¡Pero si éstos son los accidentes de la vida, y no la vida misma! Una mano, ya que he puesto este ejemplo, no se relaciona solamente con el cuerpo, sino que expresa y continúa un pensamiento que es necesario captar y plasmar. ¡Ni el pintor, ni el poeta, ni el escultor deben separan el efecto de la causa, que están irrefutablemente el uno en la otra! ¡Esa es la verdadera lucha! Muchos pintores triunfan instintivamente sin conocer esta cuestión del arte. ¡Dibujan una mujer, pero no la ven! No es así como se consigue forzar el arcano de la naturaleza. La mano de ustedes reproduce, sin pensarlo, el modelo que han copiado con su maestro. No profundizan en la intimidad de la forma, no la persiguen con el necesario amor y perseverancia en sus rodeos y en sus huidas. La belleza es severa y difícil y no se deja alcanzar así como así; es preciso esperar su momento, espiarla, cortejarla con insistencia y abrazarla estrechamente para obligarla a entregarse. La Forma es un Proteo mucho menos aprehensible y más rico en repliegues que el Proteo de la fábula. Sólo tras largos combates se la puede obligar a mostrarse bajo su verdadero aspecto; ustedes, ustedes se contentan con la primera apariencia que les ofrece, o todo lo más con la segunda, o con la tercera; ¡no es así como actúan los luchadores victoriosos! Los pintores invictos que no se dejan engañar por todos estos subterfugios, sino que perseveran hasta constreñir a la naturaleza a mostrarse totalmente desnuda y en su verdadero significado.”

En el relato de Balzac, el viejo maestro esconde una obra maestra que solamente revelará, traicionándose, ante la posibilidad de compararla con la bella amante de Poussin, quien a su vez, traicionando a su amada, la obliga a exhibirse desnuda ante el artista. La suma de estas dos traiciones desvela una obra en la que sólo un pie borroso en una obra ininteligible ha sido representado como obra de una vida. El relato no puede sino acabar trágicamente en la locura del viejo que quema la obra con su taller y su vida.

El relato tiene la virtud de representar, anticipándose a su tiempo, los ideales e imaginarios de los artistas de la modernidad decimonónica, más pura y radicalmente expresados en el modernismo de principios del XX. Son estas fuerzas las que hilan el relato de lo que será el destino de la obra de arte desde el romanticismo hasta el radicalismo vanguardista, como si Frenhofer resumiese en su vida la historia estética de un siglo. Picasso y Cezanne se sintieron identificados con la figura del viejo pintor y con su discusión de la función de la forma en el arte (Picasso dedicó al tema una larga serie de grabados). En la fábula está ya presente el horizonte contemporáneo en el que se adivina el Gran Vidrio de Duchamp y su novia deseante1.

En esta narrativa de la autonomía del arte existen ciertos rincones que merecen ser iluminados por consideraciones que no sean de pura teoría crítica. Me refiero a lo que podríamos considerar como la base o cultura material de la estética entendida como una distribución de lo sensible. Pues en esta partición de visibilidades hay aspectos tanto “superestructurales” como “infraestructurales”, por recordar una vieja dicotomía marxiana. Así, la estética, desvinculada del contexto de la cultura material, no nos permite dilucidar los espacios de producción y distribución de lo sensible pero, encarnada en aquélla, desvela modos profundos de la constitución de los espacios sociales y de las formas de identidad de cada momento histórico.

Por cultura material entiendo el sustrato material de las prácticas en donde tienen lugar las múltiples formas de agencia que configuran las identidades personales y colectivas. La cultura material, así, no es un mero conjunto de artefactos que caractericen una región espacio-temporal, al modo en el que los arqueólogos o paleontólogos usan estos conjuntos como indicadores de un tiempo histórico. La cultura material, por el contrario, ocurre por la naturaleza “encarnada e incrustada” de la agencia. Forma el entorno en el que tiene lugar la acción intencional no sólo como mundo-a-mano, en el sentido heideggeriano, sino como auténtico constituyente de seres en los que el doble aspecto de la socialidad y la técnica son aspectos intrínsecos de su existencia.

La hipótesis que guía estas líneas es que existe una compenetración no contingente entre los modos de producción y reproducción de obras que se dan en los entornos de la modernidad y la metafísica de los agentes tal como la desvelan los grandes pensadores del modernismo, Wittgenstein y Heidegger sobre todos los demás. En particular, querría referirme a uno de los aspectos de esta correlación: el que se manifiesta en la relación entre la asimetría entre primera y tercera persona como enigma central de la filosofía del modernismo y los espacios de producción y distribución del arte caracterizados por la asimetría entre taller del artista y los dispositivos de distribución, de los que el museo o la galería son ejemplos estereotípicos.

La dicotomía entre primera y tercera persona tiene sus raíces en la modernidad basada en una metafísica agustiniana o cartesiana del sujeto que escinde la agencia entre un mundo virtual de lo intencional en la conciencia y un mundo material de la transformación física en la acción corporal. Considerada desde este marco ontológico, la obra, el resultado de la acción, se manifiesta como un lugar inestable en el que por un lado parecen existir ciertas intenciones del autor, tal como aquél las consideraría desde una instancia interior, y las actitudes interpretativas del espectador. El problema, claro, nace en el “contenido” simbólico o meramente significativo que porta la obra que, por un lado, estaría atado a las intenciones de un autor y por otro lado, a la interpretación del espectador que intenta adivinar aquellas intenciones, respecto a las que pronto o tarde acabará siendo escéptico.

El horizonte del escepticismo, nos ha mostrado Cavell en su lúcida interpretación de Wittgenstein, es el destino de una forma de entender el sujeto de la modernidad, pero también del modernismo. En el terreno estético, este escepticismo, ya presente en la fábula de Balzac, se manifiesta como una deriva irreversible hacia la ilegibilidad como forma de existencia de la obra de arte.

Ruido-secreto

Esta ilegibilidad fue uno de los temas recurrentes de la obra de José Luis Brea, quien, en su Un ruido secreto2, tomó el título de la obra de Duchamp como signo de la senda que seguirá el arte en la época de la posmodernidad siguiendo las premisas que ya estaban dadas en el posmodernismo. Lo interesante de la ilegibilidad o, para decirlo con otras palabras, la dificultad de interpretación, es que es la forma estética que muestra el enigma del sujeto entendido bajo la escisión entre primera y tercera persona. Si su acción se sitúa en un terreno de nadie entre la mirada interior y la hermenéutica externa, la forma en que se expresa esta distribución de la sensibilidad sería precisamente la de una obra que guarda en un interior inaccesible a través de la forma un mensaje simbólico que o bien es un secreto o simplemente no existe y por tanto deja al espectador con la posibilidad de imaginar cualquier lectura o en un puro estado de perplejidad.

Pocas obras recorren esta senda con más coherencia que la de Malevich3:

“Sólo con la desaparición del hábito de la mente que ve las pinturas como pequeñas esquinas de naturaleza, madonas y venus sin pudor seremos testigos de un trabajo de arte puro y vivo.Me he transformado a mí mismo en el cero de la forma y me he arrastrado a mí mismo fuera de la charca llena de basura del arte de la academia. He destruido el anillo del horizonte y he escapado del círculo de las cosas, del horizonte-anillo que confina al artista y a las formas de la naturaleza. Este anillo maldito, cuando se abre a nuevas y nuevas posibilidades, lleva al artista lejos, desde su destino de destrucción. Y sólo una conciencia cobarde y unas escasamente creativas capacidades en el artista son engañadas por este fraude y basan su arte en las formas de la naturaleza, temerosas de perder los cimientos sobre los que el salvaje y la academia han basado su arte. Reproducir objetos queridos y pequeñas esquinas de naturaleza es como un ladrón que tuviera atrapadas sus piernas por hierros. En el arte se necesita verdad, no sinceridad. Las cosas han desaparecido como humo, para ganar la nueva cultura artística el arte se acerca a la creación como un fin en sí mismo y a la dominación sobre las formas de la naturaleza”.

El Cuadrado negro de 1923 es la consecuencia de una larga marcha “buscando el cero”4 como camino natural hacia la pureza artística que ya había comenzado en la parábola de Balzac5. La huida que propone de las formas naturales como único ejercicio coherente de voluntad creativa manifiesta es un efecto de las aporías que presenta la agencia estética de la modernidad: en cuanto pertenece al ámbito de lo artístico y no a lo meramente artesanal debe ser expresión de una novedad que sólo es tal porque rompe el espacio común de inteligibilidad que haría reconocible la agencia del artista como hábil y diestra, pero en la medida en que se rompe ese espacio sólo puede ser reconocido porque su obra habrá de producir una transformación del espectador destinada precisamente a reconocer esa obra. La vanguardia como proyecto está anclada en esta paradoja de la creación estética que se basa, sin salir del marco del romanticismo, en un origen mítico en la agencia del genio y que tiene como horizonte la transformación del espectador medio, desconocido, popular. La tensión entre alta y baja cultura, entre arte y vida se unen así en un proyecto de sujeto tenso entre la primera y tercera personas.

En el tiempo de los artistas-artesanos (tiempo que aún incluye la época del mecenazgo barroco e incluso en cierta medida la plástica neoclásica) las habilidades del artista se muestran en un espacio público y son reconocidas también por un público preparado que asiente a las cualidades de las obras en tanto que realizan expectativas estéticas comunes. Michael Fried dedicó un conocido ensayo a examinar, en el marco temporal de las primeras galerías en la época de la Ilustración francesa6, el ideal de “ensimismamiento” como expectativa estética del público de los salones. El reconocimiento del artista aún dependía del reconocimiento de sus habilidades para aproximarse a un ideal que era compartido por público y artista. La identidad y la agencia no están sometidas aún, al menos de forma intrínseca, como ocurrirá a partir del Romanticismo, a la inestabilidad que produce la obra como objeto extraño e inestable entre las capacidades “creativas” internas del artista y el espacio público de reconocimiento.

La emergencia de la “creación” como índice de la calidad estética de la obra y de la identidad del artista como artista establece un paralelismo, no casual, insisto, entre la metafísica del agente dividido entre una instancia interior creadora definida en primera persona y el espacio social del reconocimiento, por un lado, y la cultura material que define los espacios de producción y exhibición y consumo del arte. Se forma una paralela asimetría entre el taller, como espacio material de creación privada y el museo o la galería como espacio público de exhibición, consumo, evaluación y reconocimiento de la obra.

courbet

Es bien conocida la historia del cuadro-manifiesto de Courbet, El taller del pintor, rechazado por el jurado de la Exposición Universal de París de 1855 que acogía otras obras suyas aunque expuesto en un acto autoafirmativo en un Pabellón del Realismo, como espacio alternativo y rebelde frente al gusto oficial7. Lo interesante del cuadro, que recuerda en varios aspectos, entre ellos el de la autoafirmación de la identidad del artista a Las Meninas, es que convierte en relato el espacio entre físico y simbólico del taller. Se ha escrito mucho sobre el significado alegórico del cuadro, pero es más interesante que la alegoría, como sucede con Velázquez, como también sucede con Vermeer, tome el taller como un espacio de significación identitaria. La libertad creadora del artista sucede en un espacio que se ha convertido en un híbrido de artesanía y simbolismo. El propio título de la obra alude a este lugar entre lo imaginario y lo material: “El taller del pintor, alegoría real que determina una fase de siete años de mi vida artística y moral”. Divida en dos partes, un centro autorreferente en el que el pintor se representa pintando un paisaje y es observado por dos extraños personajes, un niño y una modelo semidesnuda (¿inocencia y verdad? ) y una periferia de personajes que ocupan abstraídos el espacio del taller, la obra muestra ese vértigo metafísico de las obras que pretenden representar lo irrepresentable, el acto mismo de pintar no como una simple acumulación de gestos y manchas sino como expresión de una agencia que manifiesta la intención y el mundo del artista.

Picasso

La iconografía del artista en su taller no es escasa en la historia contemporánea. Muchas de las fotografías que conocemos tienen este mismo carácter inestable y enigmático de la pretensión imposible de referir a la identidad del autor como autor. En una conocida fotografía, Picasso aparece en titubeantes pasos de baile asesorados por su esposa , tal vez representando su concepción lúdica de la agencia estética, en otra, Duchamp, aparece jugando al ajedrez con una modelo desnuda contra el fondo del Gran Vidrio, en el que deja adivinar a “la novia puesta al desnudo por sus solteros”, o en el caso de una de las muchas representaciones del taller de Bacon, el pintor aparece aún joven en medio del caos de objetos y restos que delimitaban su espacio creador.

Duchamp-ajedrez

Este espacio híbrido en el que se manifiesta la individualidad del artista parece externalizar su espacio interior como ámbito de creación. La mente y el cuerpo del autor ejercitan en el marco material del taller su obra de transformación de las sensibilidades transfiriendo a sus obras, o pretendiendo hacerlo, una capacidad agente para cambiar los juicios y la sensibilidad del espectador en un marco distinto al taller: en el marco público del “continente” o depósito de obras: el museo o la galería.

estudio

No ha dejado de notarse, en este sentido, la importancia simbólica que tuvo la escenografía del catafalco de Malevich, organizada cuidadosamente por él antes de su muerte8, donde se conjuntan en un mismo entorno material, el del lugar del duelo, la propia corporeidad del artista muerto y su obra, y especialmente el Cuadrado Negro, que preside el espacio ritual levemente inclinado sobre el cadáver. El escenario es la última manifestación del taller como expresión de la individualidad creativa.

malevich

Alguna obra contemporánea como Corpse of the Art del colectivo esloveno Irwin, ha hecho también manifiesta esta significación en una instalación que rememora la del artista, añadiendo un metalenguaje irónico que habría horrorizado seguramente a su autor, para quien su catafalco tomaba la forma de un manifiesto en el que se implicaba esencialmente su identidad como artista, pero que, en este caso es un lúcido ejercicio posmoderno de autorreferencia del arte contemporáneo. La última de las obras de Malevich subraya la interconexión del lugar, la obra, la identidad y la significación estética del artista moderno, la instalación de Irwin, blasfemo rapto del catafalco del artista del lugar de duelo para ex-ponerlo a la mirada turística del paseante del museo desvela cuál será el destino y el espacio final del genio y su obra.

catafalco

La teoría crítica, el determinismo y la asimetría de los espacios

Al poner de manifiesto estos componentes metafísicos insertos en la cultura material de las prácticas artísticas contemporáneas no estoy pretendiendo hacer un ejercicio de crítica filosófica destinada a la denuncia o desvelamiento de alguna realidad oculta con las características de un supuesto dispositivo determinista del poder. Pues ya es imprescindible cualificar el potencial crítico que tiene el examen filosófico de ciertas formas de cultura material. Para dejarlo claro debemos hacer una digresión no ya sobre el potencial crítico de ciertos conceptos sino sobre la misma posibilidad de una crítica de las formas culturales. Me basaré para ello en unas concisas y sabias consideraciones de Jacques Rancière sobre ciertas formas y actitudes muy extendidas entre los estudios culturales y la teoría estética.

Sostiene Rancière en un número monográfico de Estudios Visuales9 dedicado a las estéticas de la resistencia, que vivimos un momento en el que la “crítica de la crítica” se ha desenvuelto en una dirección que puede resultar en mucha confusión. Toma como casos sintomáticos y paradigmáticos dos autores y sendos libros innumerablemente citados en la literatura actual: el gurú posmoderno Peter Sloterdijk y los sociólogos Boltansky y Chiapello en su El nuevo espíritu del capitalismo10. En ambos casos coincide un mismo mensaje sobre el lugar la crítica cultural contemporánea sostenido sin embargo por dos líneas argumentales diferentes. El mensaje común es que los postulados de la teoría crítica se han convertido ya en mecanismos asumidos por el nuevo capitalismo post-fordista, informacional y globalizado y que persistir en los términos de crítica ideológica heredados de la modernidad es, sin más, contribuir a reforzar los dispositivos del mercado global. Rancière reconstruye la argumentación de Sloterdijk focalizando la atención en el diagnóstico de que la nueva situación producida por las formas tecnológicas de la mercancía contemporánea ha transformado las propias definiciones de vida y necesidad. Mientras que aún seguimos pensando la precariedad bajo conceptos de necesidades vitales, sostienen, el hecho es que se han borrado los límites de lo real y lo imaginado, y con ellos la aparente “gravedad” de lo material, como sería el caso del concepto de pobreza. El mundo se ha hecho inmaterial, líquido, etéreo y cualquier “reivindicación social de hoy en día tan sólo puede significar o bien el intento hipócrita de enmascarar la realidad de la abundancia o bien el deseo demás abundancia”. El viejo individuo de la democracia o de la aspiración a la democracia se ha vuelto un consumidor bulímico de mercancía y espectáculo y toda reivindicación de nuevas formas de distribución no es más que un dispositivo que refuerza el sistema.

El trabajo de los sociólogos Luc Boltansky y Ève Chiapello, realiza un diagnóstico menos posmoderno pero más incisivo del capitalismo contemporáneo. De acuerdo a estos autores, el nuevo capitalismo habría acomodado las viejas reivindicaciones del 68 como parte de su propia estructura productiva. Aducen los autores que un efecto de las transformaciones de los años 60 fue el abandono de la teoría crítica de la sociedad basada en el análisis de las estructuras del capitalismo y la reivindicación de puntos de vista morales de los individuos de la sociedades democráticas. Rancière subraya la común inferencia de que el giro antiautoritario en favor de una nueva moral de las costumbres y “sus reclamas de autonomía y creatividad allanaron el camino a nuevas formas de administración, basadas en la iniciativa individual, la creatividad colectiva y la flexibilidad global”.

Es cierto que las nuevas formas de capitalismo tienen poderosos instrumentos para integrar la crítica y hacer que se integre en las formas hegemónicas de pensamiento. Es cierto también que el entorno creado por la tecnología no sólo contiene nuevos artefactos y productos de consumo sino también de nuevas funciones que han transformado nuestra misma identidad. En un sentido “ciborg” del término, constituyen nuevos modos de relación corporeizada y encaje con la realidad, especialmente a través del flujo de las nuevas modalidades de la información. El contacto digital con el mundo convierte nuestros nichos vitales en “cuartos propios conectados” para usar los términos de Remedios Zafra11. Sin duda la cultura ha sufrido profundos cambios y las descripciones que se hacen del capitalismo contemporáneo como capitalismo informacional son esencialmente correctas. A pesar de ello, estas enormes transformaciones socio-técnicas no implican las consecuencias sobre las que se ha articulado la idea tan extendida de la impotencia de cualquier crítica cultural.

Hay dos supuestos ocultos en estas posiciones que conviene hacer explícitos. El primero, señalado contundentemente por Rancière, es el supuesto determinista que los nuevos críticos han heredado de la vieja teoría marxista. En una de sus tradiciones más influyentes, se creía que las transformaciones producidas por los cambios en los modos de producción inducían necesariamente transformaciones determinadas en el conjunto de las formas sociales. Como si así se cimentase la esperanza en una “ciencia” del cambio histórico y con ella una forma superior de dirección política de las masas. Se preserva en los nuevos críticos este supuesto determinista y necesitarista por más que se haya abandonado el periclitado aparato analítico marxista, y con él un consecuente vaciamiento de sentido de cualquier forma de agencia. Cualquier intencionalidad, por crítica que parezca, termina por no ser, desde estas perspectivas, sino un engranaje más de la máquina y los dispositivos económicos y culturales del capitalismo. Pero tal vaciamiento, fomentado por la idea de la necesidad del mercado global como único destino posible ha sido ciertamente el mayor éxito ideológico y político del capitalismo contemporáneo. Resulta ser de hecho el motor ideológico de mayores consecuencias político-económicas, especialmente de la devaluación de la voluntad política amenazada por las derivas aparentemente ciegas de los mercados, presentados ahora como una suerte de fuerza telúrica. Pretendiéndolo o no, las formas de necesitarismo histórico han contribuido a esta extensión de la hegemonía cultural del nuevo liberalismo.

En segundo lugar, sostiene Rancière, el efecto real de estas posiciones es una forma de elitismo en el dominio cultural de aromas platónicos. El aristocratismo cultural deja entrever que la única crítica permisible a las clases populares sería la referente a sus condiciones materiales de existencia, y que toda crítica en el terreno cultural estaría siempre condenada a ser una parte del sistema. Se derivaría de aquí la impotencia de toda acción política en el ámbito cultural y, de ahí el carácter no transformable de las trayectorias estéticas, al fin y al cabo el territorio donde se mueven los expertos, sean éstos artistas o críticos. Un mensaje no diferente al de la vieja idea romántica de Kultur, preservada en la metafísica de las vanguardias y renovada hoy en estas nuevas formas de crítica de la crítica.

Ahora bien, la cuestión inquietante es si acaso es posible todavía hablar de formas de injusticia estética basadas en la distribución desigual de las sensibilidades. Porque la injusticia, sostiene Rancière, no estaría tanto en la presunta mayor o peor calidad de los juicios estéticos cuanto en las posibilidades de acceso a formas de experiencia que son las representadas por las diferentes prácticas artísticas y culturales. No importaría si las formas de experiencia constituyen o no dispositivos del capitalismo cultural sino cómo están distribuidas y cómo son apropiadas en las formaciones sociales. Pues se olvida muchas veces que la miseria del capitalismo no es la forma económica en sí sino la injusticia, la discriminación y la deshumanización que son connaturales a ella. La parte crítica de la teoría crítica, en consecuencia, no tendría que focalizarse exclusivamente en la calidad de los juicios como a las condiciones de posibilidad de formas no hegemónicas de distribución de las sensibilidades y de posibilidades de experiencia.

Este un poco largo paréntesis nos permite ya cualificar nuestra hipótesis sobre la relación entre las dicotomías de la identidad y las modalidades de los lugares y entornos materiales de las prácticas culturales contemporáneas. El problema que nos plantea esta relación es cómo contribuyen las diversas prácticas artísticas y culturales, a través de los espacios generados por la cultura material, a las también diversas formas de distribución de sensibilidades y experiencias.

Hemos planteado que la dicotomía entre primera y tercera persona se manifiesta en el terreno artístico en la tradición hegemónica en la tensión entre la espontaneidad creativa del artista, entendida en primera persona, y la pasividad receptiva del espectador y consumidor, entendida en tercera persona. Esta tensión se manifiesta por igual en dos modalidades de los espacios de producción y distribución del arte y la cultura. La primera es la que podríamos considerar “privada”. En ella el artista crea y, a través de los dispositivos de distribución del mecenazgo o del mercado, el espectador se apropia de la obra en el doble sentido de la propiedad y de la comprensión y la experiencia. El mercado del arte y sobre todo el mercado editorial corresponden a esta modalidad que, por otra parte, ha sido sobre la que se ha constituido el trasfondo de muchas teorías estéticas. La segunda modalidad, que llamaremos “pública”, entraña ya la existencia de dispositivos de distribución de la obra en espacios públicos de recepción como fueron los salones del XVII y XIX, las exposiciones, museos y otros lugares de experiencia colectiva común que forman la ciudad. Ambas modalidades son muy sensibles a los cambios en la cultura material. Debemos a Walter Benjamin el haber notado la importancia de estos cambios, que se hicieron manifiestos en las nuevas modalidades de reproducción que inauguraron la fotografía, el cine y otros medios de comunicación de masas pero que estaban ya presentes en la producción y circulación de mercancías en los espacios urbanos decimonónicos expresados en el diseño del objeto y en su exposición en lugares destinados a movilizar el deseo.

Equivocaríamos el objetivo si pensásemos que la relevancia política de la estética está sólo o principalmente en la dicotomía privado/público de los espacios de distribución de la obra. Esta dicotomía se refiere a la forma de distribución y acceso a la obra artística y tiene importancia como la tiene en cualquier otra forma de bien pero deja en las sombras la centralidad de la tensión entre la espontaneidad/pasividad en la distribución de las sensibilidades y experiencias. Bajo esta forma, la creación, en tanto también y sobre todo de creación de sensibilidades, está independizada de la recepción, que se manifiesta única y exclusivamente en forma de reconocimiento, que es, a su vez, la reacción sobre la que se constituye la mercantilización de la obra en el mercado. De ahí que la amenaza del escepticismo y su contrario, la voluntad de vanguardia hayan constituido el único horizonte del arte contemporáneo. Si lo enfocamos desde esta perspectiva podremos entender mejor los límites de varias formas muy extendidas de crítica cultural.

Dejando a un lado muchas otras formas de aproximación a la teoría crítica, quiero referirme a la línea desarrollada, por otra parte interesante en sí misma, por Michael Fried en su crítica del arte minimalista y en general de la obra realizada para ser expuesta en los espacios públicos. Según Fried, en las trayectorias modernas se produce una escisión entre obras “teatrales” y obras genuinamente estéticas. “Teatrales” serían aquellas obras en la que la espectacularidad no toca la superficie de la sensibilidad del espectador, no crea ningún misterio que le cuestione y le lleve a la transformación de aquélla, a diferencia de las obras creativas que sí producirían este efecto. La tarea del crítico cultural sería, desde la perspectiva de Fried, la de discriminar entre el vicio y la virtud de la obra destinada a los espacios públicos. Ciertamente, Fried apunta a un vector central de desarrollo del arte contemporáneo bajo las condiciones de mercantilización del capitalismo cultural. No es ajeno al mercado cultural y a sus ferias de arte y literatura el asentarse sobre la espectacularidad y teatralidad, escondida tantas veces sobre el uso de las reacciones de asombro e incluso repulsión que producen las obras como dispositivos para atraer y mercantilizar la atención. Pero obsérvese que carga la crítica únicamente sobre el juicio a las capacidades e incapacidades de reconocimiento por parte del espectador, siguiendo el modelo de crítica estética como un examen del juicio. El buen crítico sería aquí el individuo refinado que ha desarrollado una vista más aguda para discriminar entre autores que simplemente buscan reconocimiento y autores que realmente transforman la sensibilidad. Esta manera de entender la crítica, por lúcida que parezca, está esencialmente amenazada por el Caribdis del elitismo, que separaría entre críticos lúcidos y espectadores de mal gusto y el Escila del juicio indiscriminado que se instala en la conclusión de que “todo es teatralidad y espectáculo” y, por tanto, renuncia la misma tarea de la crítica situada sobre las condiciones de posibilidad de transformación de las distribuciones de experiencia. Se genera así la tensión entre intolerancia y escepticismo que ha caracterizado el paisaje de las recientes guerras culturales entre los partidarios de establecer de nuevo cánones estéticos y los autores posmodernos que remiten el juicio estético a otros contextos sociales. Mas lo cierto es que ambos polos comparten el mismo trasfondo de necesidad y no cuestionan otro lugar para la crítica que el ejercicio intelectual de análisis del estatus quo.

Hay muchas otras tradiciones estéticas de las que habría que examinar sus postulados críticos a la luz de los compromisos metafísicos que asumen y en cómo tratan estos compromisos en relación con la cultura material de producción y distribución, pero la referencia a Fried nos sirve como muestra de nuestro objetivo de comprender la relación entre el problema de los espacios y el problema de la identidad como un marco para examinar el significado político del arte. Entre el escepticismo global que implican las teorías deterministas como las que cita Rancière y la ingenuidad de muchos movimientos de vanguardia que, efectivamente, ha sido integrada sin el menor problema en la cultura hegemónica, se abre un espacio de alternativas y experiencias que esperan una reflexión filosófica. No trato de acercarme a la teoría crítica con la pretensión normativa de establecer juicios de valor sobre la obra artística, tal como parece estar en juego en las guerras culturales entre la aproximación pluralista o relativista posmoderna y las reacciones normativistas de los nuevos defensores del canon. Se trata de reflexionar sobre las condiciones de posibilidad de que ciertas formas de agencia artística hagan visibles los límites y los disensos en lo que hemos planteado como situación de injusticia estética en lo que respecta a la distribución de sensibilidades, visibilidades y experiencias.

Espacios de segunda persona

Han sido muchos los movimientos y experiencias artísticas contemporáneas que han planteado el lugar político del arte desde la diversidad de las vanguardias tradicionales pasando por aquellas más sofisticadas filosóficamente, como las características de los años sesenta (pienso en los situacionistas, en el movimiento Fluxus y alrededores, en Joseph Beuys), hasta las muchas iniciativas de crítico, político o activista, en particular las que se desarrollan desde los años 80 en frentes de resistencia que desbordan la tradicional lucha de clases para abrirse al feminismo y movimientos queer, al ecologismo, a los movimientos étnicos y postcoloniales. De casi todas ellas se puede aprender sobre la experiencia y ejercer una tarea crítica respecto a las condiciones de posibilidad de la emancipación o al menos resistencia, también estética, en el capitalismo cultural. Mucha gente, teóricos y artistas, han desarrollado estas reflexiones12, especialmente en el marco del significado del postmodernismo para la estética. No trataré de explorar un territorio en el que me siento un simple turista. Mi camino se dirige más a la experiencia filosófica que se puede extraer de los cambios producidos en las prácticas artísticas más o menos radicales y también y sobre todo en la cultura material contemporánea. Son cambios que nos permiten repensar los supuestos metafísicos de la agencia.

La cuestión que quiero plantear es si toda agencia estética que tenga significado político debe quedar encapsulada en la dicotomía entre la esfera de la experiencia (o creatividad) privada, en primera persona, y la esfera pública constituida por la irrupción de la obra en los espacios públicos. Buena parte de las tradiciones que podríamos clasificar como “estéticas de la resistencia” han centrado su acción en una o ambas esferas. Por ejemplo, en la movilización y cambio de la sensibilidad privada, como es el caso de las vanguardias de primera época; en la producción de obra destinada a la esfera pública, haciendo visibles en esta esfera situaciones sociales de discriminación; en la transformación del artista desde un autor “privado” e individual a un intelectual orgánico que trabaja colectivamente, etc. No voy a poner objeciones a todas estas trayectorias ni a embarcarme en el juego posmoderno de que todas son asumibles por el sistema. Pero sí cabe, sin embargo, cuestionar que las condiciones de transformación impliquen necesariamente la dicotomía entre lo público y lo privado.

Michel de Certeau creó en La invención de lo cotidiano13 una nueva mirada hacia la cultura material. Al organizar un amplio estudio, propuesto por las nuevas autoridades socialistas francesas de la primera época Mitterand, en un examen de las prácticas y lugares de la clase obrera lionesa, introdujo la idea de que si examinamos con suficiente paciencia y perspicacia los usos y costumbres en los escenarios reales de las prácticas cotidianas encontraremos modos de hacer (y no solo de ver) muy diversos que expresan estrategias y tácticas en las que los agentes han ejercido su astucia, su metis, en las circunstancias más variadas. Que, por ejemplo, la dicotomía entre esferas de producción y consumo o entre fábrica y hogar puede ser ortogonal a las estrategias y tácticas de transformaciones estéticas (tácticas, indica de Certeau, que son las reacciones del débil que no tiene un lugar propio pero realiza incursiones en el lugar del otro para resignificar, reapropiarse temporalmente, cazar furtivamente, en espacios ordenados por instituciones y discursos totalizadores). Un poco más tarde, Nicolás Bourriaud ofrecía el concepto de estética relacional para referirse al conjunto de lazos interpersonales y materiales que ligan la obra con el contexto en el que ocurre. En un contexto más amplio, en la filosofía analítica de la mente y de la acción se producían interesantes giros, se iniciaba un giro hacia una concepción post-cartesiana de la cognición y la agencia entendidas como “embodied and embedded”, es decir, eliminando la dicotomía entre lo mental y lo corporal y lo interno y lo externo: la agencia es mental-corporal y corpórea y extendida en un medio material; en el ámbito de los estudios culturales, de forma paralela, Donna Haraway avanzaba el poderoso concepto de identidad cyborg para desarrollar la voluntad de avanzar más allá de la dicotomía entre naturaleza y cultura en la metafísica de las identidades. Es difícil encontrar un hilo común en todos estos cambios que forman parte de nuestro panorama cultural contemporáneo, pero todos ellos, tomados como pasos necesarios en la crítica filosófica, apoyan la idea de que las fronteras heredadas no sean tales y permitan territorios intermedios en los que se producen variedades metafísicas mucho más interesantes.

Emplearé los instrumentos conceptuales que permiten estos conceptualizaciones para proponer un modelo espacial que, aunque añadido y no alternativo a la tensión entre lo privado y lo público, nos abrirá un ámbito de posibilidades nuevo y sospecho que más profundo que las sugeridas en los movimientos tradicionales de la estética de la resistencia. Me refiero a los espacios que llamaré esferas de intimidad. Son espacios que están constituidos por las relaciones y vínculos, los movimientos y las acciones que solamente pueden ser definidos en segunda persona. La segunda persona, el tú, el vosotros, implica en primer lugar la individualidad intrínseca del otro. No cabe un “tú generalizado”, no hay universalidad en la segunda persona. Es intrínsecamente singular y situada. En segundo lugar, implica necesariamente el reconocimiento del mundo interior de deseos y creencias del otro (el escepticismo o falta de reconocimiento del otro significa el abandono del discurso y la acción en segunda persona para convertirlos en una relación en tercera persona). Un corolario es que el reconocimiento es siempre y antes que otra cosa reconocimiento de la inteligencia, la capacidad y el conocimiento del otro: aún bajo la existencia de desigualdades o asimetrías, se le concede al otro un conocimiento que no es el propio. En tercer lugar, entraña la existencia de vínculos emocionales constituidos por la empatía, la confianza y la autoridad, es decir, el juego mutuo de concesiones al otro de permisos y poderes sobre uno mismo. En cuarto lugar, la segunda persona se sustenta en el auto-reconocimiento de la fragilidad, precariedad y dependencia de la primera persona respecto a sus tús y sus vosotros. Envuelve pues, también, el reconocimiento de la ignorancia propia respecto a lo que el otro sabe.

El uso continuado en el tiempo de la segunda persona, es decir, la constitución de los vínculos que sólo existen en segunda persona, crea espacios de intimidad que son siempre concretos y se refieren a las constricciones mutuas que establecen los individuos porque el otro está ahí. Estas esferas aparecen y desaparecen con los vínculos que las sostienen. Y lo hacen donde antes sólo había privacidad o espacio público. Ocurren en los ámbitos más característicos de las relaciones humanas afectivas (familiares, amistades, amantes ) pero también en espacios públicos institucionales. Son características, por ejemplo, en los lugares de enseñanza, de terapia, de investigación, de movimientos comunitarios de colaboración, etc. Están en los intersticios de las esferas privadas y públicas. Convierten a los agentes en personas en interdependencia de otras personas y a los espacios públicos en estructuras llenas de tejidos de relaciones humanas y afectivas.

En estos espacios se produce una redistribución de sensibilidades y las posibilidades de experiencia diferente a las que se generan en lo privado y lo público, pues las esferas de intimidad tienen como efecto disolver la asimetría: no existen experiencias que no sean comunes , que no transformen a la vez a los dos polos de la relación en segunda persona. Por ejemplo, la enseñanza es una redistribución del conocimiento, pero sería una reducción intolerable creer que sólo se da unilateralmente como influencia dividida en espontaneidad y pasividad de un individuo privado a otro u otros muchos en un espacio público. La enseñanza, a diferencia del adiestramiento militar, entraña la transformación mutua de las partes y el reconocimiento mutuo de la autoridad cognitiva y la inteligencia. Aunque existan aspectos institucionales y dominios de la tercera persona, la enseñanza sería imposible sin esferas de intimidad.

Las esferas de segunda persona exigen su propia cultura material: cuartos compartidos, pasillos, objetos de uso común, intercambio de bienes y cuerpos, estabilidad de un entorno sobre el que se asientan los lazos de empatía, confianza y autoridad. De ahí que para establecer entornos de intimidan primero transformemos el mundo: cocinamos para los amigos, arreglamos citas con las/los amantes, reordenamos el aula para los alumnos, abrimos el ordenador y sus mails y facebooks para conservar los hilos que nos tejen a los otros. Sin estos entornos las esferas resbalan hacia la evanescencia. Si dejamos de llamar por teléfono, escribir al otro, pasear con él, la intimidad se convierte en indiferencia. Pero también: cuando nuestra agencia transforma el mundo crea ventanas de posibilidad para los vínculos emocionales que se recrearán en segunda persona.

De ahí que exista también un arte en segunda persona y una estética de la segunda persona: obras, individuales o colectivas, que sólo existen porque crean una redistribución de la sensibilidad en segunda persona. Existe, como las tácticas de Michel de Certeau, por la reutilización del mundo para transformar al otro significativo y transformarse a sí mismo. Las agencias estéticas en segunda persona han formado parte siempre de la historia del arte, pero no han sido notadas por estar envueltas por las dicotomías de lo público y lo privado.

Querría poner dos ejemplos de artistas en los que es notoria, y buscada, la estética en segunda persona. El primero es el arquitecto y artista de espacios públicos chileno Alfredo Jaar. La Berlinische Gallerie y la Alte Nationalgalerie de Berlín acaban de dedicarle este verano una exposición retrospectiva de su obra con el título “The way it is. Eine Ästhetic des Viderstands/ An Aesthetics of Resistance”. En ella se diferencia claramente entre la obra dedicada a ser expuesta en espacios tradicionales como museos o galerías y los proyectos de intervención que bien por iniciativa activista o por invitación institucional lleva a cabo en comunidades diversas de todo el mundo. En ambos casos, pero sobre todo en los segundos, Jaar tiene presente la perspectiva del otro y su acción va destinada a establecer un lazo con él que en otro caso no completaría la obra. Por ejemplo, en 1979, en la dictadura de Pinochet, cuando las posibilidades de expresión artística estaban tan limitadas como cualesquiera otras formas de expresión realizó el proyecto Estudios de llenando de carteles publicitarios la ciudad con la frase “¿Es usted feliz?” y pidiendo a la gente que respondiese a la pregunta. La intervención estética, a través del instrumento de la propaganda de masas se reutilizaba y significaba en la creación de un vínculo que, en aquél contexto y situación, movilizaba una respuesta emocional que existía en la instantaneidad de la acción irrumpiendo en la soledad de la masa urbana14.

es-ud-feliz

Una acción parecida volvió a repetir con ocasión del Forum Universal de las Culturas de Barcelona en 2004 llenando el espacio de carteles en los que hacían preguntas sofisticadas al ciudadano urbanita como “¿Es política el arte?”.

Otras obras muestran más claramente los aspectos de estética de la segunda persona de su obra: en el proyecto Skohall Konsthall para la ciudad sueca de Skohall en 2000 para dotar a los miembros de la ciudad de un espacio para el arte que no deseaban, decidió no imponer algo contra la voluntad de los miembros de la comunidad. Para ello construyó un espacio de papel (con el material de una fábrica existente en los alrededores) donde se expuso el trabajo de jóvenes suecos durante una semana, al final de la cual la instalación fue quemada en presencia de los vecinos. En Venezuela en una situación parecida, en un barrio que prefería un campo de fútbol a un centro de exposiciones, distribuyó entre la población cámaras fotográficas de usar y tirar para que los vecinos tomasen fotos de su barrio que fueron, igualmente, expuestas temporalmente sin imponer un espacio estético no solicitado. Jaar desarrolla sus proyectos siempre tras un largo periodo de investigación e interacción con los miembros de la comunidad en el que se va a realizar. Sólo tras ese tiempo, y aprovechando lo que ocurre cuando está inserto en la comunidad, desarrolla un proyecto que sólo existe como resultado de esta interacción. Actualmente ha sido encargado por el gobierno del País Vasco para realizar un monumento en Guernica en conmemoración de las víctimas, también de los conflictos causados por ETA15. A pesar de los requerimientos se ha negado a ofrecer ningún proyecto hasta que no acabe su interacción con los vecinos y con los ciudadanos del País Vasco, a quienes consulta sobre la memoria, las expectativas, y la opinión que tienen sobre el asunto.

El cuidado por el otro aparece también en sus obras más estables, en donde la propia obra/imagen refleja la empatía por el otro que no es nunca generalizado. Sus obras dedicadas al genocidio de Ruanda, después de una investigación sobre el terreno en 1994, a pesar de las advertencias sobre su seguridad de los miembros de las legaciones militares de las Naciones Unidas, prueban esta sensibilidad. Realizó miles de fotografías que fueron expuestas en cajas cerradas de las que sólo se puede leer una somera descripción de lo que ocurrió en el lugar fotografiado. Su obra Los ojos de Gutete Emérita toman como tema el caso de una niña que escapó al genocidio escondiéndose en un lugar desde el que vio asesinar a machetazos a toda su familia. La instalación consiste en miles de diapositivas donde se representan los ojos de Gutete sobre una mesa iluminada que deslumbra al espectador.

ojos

En todas sus obras, Jaar desarrolla un instinto de respeto a la inteligencia y a los sentimientos del espectador que nace desde los primeros momentos de la creación hasta el acto de exposición. Su obra es a la vez creadora de experiencia moral, estética y de reflexión sobre el propio acto de representar y de establecer relaciones con el mundo a través del arte16.

jaar

El segundo ejemplo que propongo es mucho más local. Pertenece al artista salmantino Florencio Maillo y es la intervención realizada en el pueblo de Mogarraz, 388. Florencio Maillo es un pintor y escultor con una obra de larga trayectoria y reconocimiento en los ámbitos locales de la Comunidad de Castilla y León. En 2006 realizó una tesis doctoral con el título Identidades. Un archivo fotográfico de la Sierra de Francia a la altura de los años 6017 en donde reconstruyó las vidas de las familias y personas que aparecían en un archivo fotográfico de un fotógrafo de la zona, Bienvenido Vega,cuyo trabajo se desarrolló en la época de emigración masiva del campo a la ciudad y a Europa. Aquellas fotografías olvidadas aparecieron en un cajón y Florencio dedicó varios años de investigación etnográfica a desentrañar las historias que estaban tras ellas. En 2007 decidió, basándose en la experiencia vivida, realizar una acción que significase el reconocimiento a una comunidad perdida. Con el horizonte de los retratos de El Fayum, como resonancia estética, aprendió la técnica de la encaústica y modificó su anterior estilo que había derivado hacia formas abstractas y matéricas para retratar a los personajes del pueblo de Mogarraz que habían aparecido en su tesis y en el archivo. Para ello volvió a entrar en contacto con aquellas personas para pedirles sus fotografías del Documento Nacional de Identidad, o las fotografías de sus familiares ya muertos.

penul

Con estas fotografías ha realizado 388 retratos que han sido colgados en las fachadas de las casas que habitaron, o en la pared de la iglesia cuando las casas habían desaparecido. Así, el viejo pueblo de Mogarraz, en la sierra salmantina se transforma en monumento a la memoria y en una memoria de miradas que fueron, que se entrecruzaron como lo hacen las fuerzas de la vida de una pequeña comunidad, ahora convocadas para transformar el discurrir de los días, y más que museo pasivo ejerce como re-escenificación de lo que fue un tiempo perdido que nadie habría salvado si nos es por este ejercicio de colaboración. La acción ha continuado con 150 retratos más, en la medida en que se ha convertido en una interacción continua con los miembros de la comunidad. Terminará al final de este verano del 2012, cuando los retratos se regalen a las personas retratadas o a su familia. A lo largo de unos meses el pueblo, sus gentes, muestran y explican a los visitantes y turistas en qué consiste la exposición y les relatan sus vidas y la historia que hay tras cada retrato. La presencia del pasado se convierte en una fuente de experiencias del presente, no siempre estéticas en el sentido puro y elitista, pero sí de confrontación entre lo visible de la obra y lo invisible de la trama emocional de la vida de la comunidad.

ultima

Los dos ejemplos que he citado no lo han sido por el valor de la obra en términos de su valor estético atendiendo a cánones normativos. Tampoco lo han sido por su eficacia política en términos del arte activista. Son examinadas por la densidad de los lazos sociales que crean o activan tanto en los momentos de producción como de realización. Una parte sustancial de su desarrollo tiene lugar en espacios de segunda persona, por más que luego puedan ser reutilizadas en un espacio público u originar experiencias privadas de orden estético o moral. Lo que las señala como singulares es la voluntad de crear un envolvimiento del otro particular en el acto estético. Existen porque el otro es un ser con el que se establece un diálogo y un intercambio de experiencias en grado de igualdad y de reconocimiento.

Estas manifestaciones de estética de la segunda persona no significan un abandono de los modos más tradicionales de ejercicio del arte en la cultura material contemporánea. Los espacios del arte, públicos o privados son parte de esta cultura y seguirán siéndolo a pesar de las controversias que suscitan. Por otra parte, esta forma de uso del arte para crear lazos sociales comunitarios no es un invento nuevo sino una de las dimensiones siempre presentes en el arte. El arte es una parte de la cultura material, es el modo más importante en el que las sociedades crean posibilidades de experiencias estéticas. No es por ello extraño que haya sido también un modo de crear experiencias compartidas en esferas comunitarias o en esferas de intimidad. La cuestión a la que nos enfrentamos es sin embargo la de si la cultura o culturas materiales en las que nos movemos permiten la posibilidad de una agencia artística destinada a crear y compartir experiencias estéticas que sean parte de una trama de relaciones más densa. Desde la citadísima reflexión de Walter Benjamin sobre la obra en la época de la reproducción técnica, la teoría crítica sobre las posibilidades políticas del arte se ha movido exclusivamente en la dicotomía entre lo privado y lo público. El ejemplo paradigmático que ya operó en Benjamin fue el del cine como ejercicio posible de agencia artística en los grandes espacios públicos. De hecho seguimos hablando de medios de comunicación de masas pues parece que el esquema de un autor activo frente a una masa pasiva sigue operando como marco conceptual interpretativo. Ni siquiera en las versiones postmodernas de lo rizomático como alternativa al enraizamiento arbóreo se han cuestionado nuevas posibilidades. Siguen operando supuestos elitistas en los modos de considerar la cultura material contemporánea y en las separaciones nunca abandonadas entre cultura popular y alta cultura. Y sin embargo, si miramos alrededor, a los entornos materiales, tecnológicos o artesanos, encontraremos múltiples ejemplos de lo que Michel de Certeau denominaba tácticas de resignificación, de transgresión y de resistencia contrahegemónica en muchas prácticas de la cultura popular. Al comienzo del trabajo reparaba en la ambigüedad e inestabilidad que crean ciertas prácticas como la de grabar y distribuir imágenes generalizadas por los múltiples artefactos que se han convertido ya en prótesis de nuestros cuerpos extendidos.

Si bien es cierto que muchas de estas prácticas no son sino ejercicios de sumisión en la economía de la atención, también lo es la existencia de otros modos de recrear nuevos espacios y relaciones en donde la atención conjunta y el compartir experiencias se convierten en redistribuciones de lo sensible. Las posibilidades de socialidad que abren las tecnologías digitales han sido examinadas con lucidez por Remedios Zafra y otras teóricas y teóricos del activismo en la Red, pero no es necesario centrarse en las tecnologías digitales para encontrar ejemplos de esta reutilización de las imágenes para políticas estéticas alternativas. El grafitismo ha sido otro ejemplo bien conocido que ha supuesto en muchas ocasiones actividades de lo que he llamado estéticas de la segunda persona. Prácticas como el tagging que ha transformado la visualidad de los espacios urbanos han sido modalidades que en muchos aspectos recuerdan el uso estratégico de la imagen para crear lazos sociales. No está en cuestión aquí el nivel artístico de estas prácticas ni tampoco su funcionalidad política, lo que importa es observar cómo aparecen como tácticas de redistribuciones de lo sensible que abren por ello posibilidades de reutilización en el denso tejido de la cultura material urbana. Muchos activistas siguen pensando aún en el arte como un mero instrumento de la disensión política. Como si el acceso a la experiencia estética estuviera vedado a las capas populares, como si la redistribución de la experiencia no fuese parte de la lucha por la igualdad. La recreación de espacios de experiencia en segunda persona, la articulación de experiencias compartidas, sin embargo, es y será parte de las tácticas que la cultura popular seguirá utilizando como modos muchas veces invisibles de esta redistribución. Cuál sea su eficacia política real dependerá en buena medida de qué consideremos por eficacia política. Pero si atendemos a su componente de reconstitución de los espacios de experiencia, me parece que manifiestan ser uno de los ejercicios más lúcidos de prácticas de resistencia en un mundo que ha debilitado tanto la capacidad agente de los ciudadanos.

F.B.

[Descargar PDF Fernando Broncano, FAKTA, octubre 2013]

Notas

([1]) Así lo reconoce con perspicacia Ángela Molina en la crítica que realizó a una exposición con el título balzaquiano realizada en Artium en 2006 (Molina, A.,  El País, 11 de febrero de 2006), también, cf. Argullol “Picasso y la obra maestra desconocida” (La jornada semanal, 23 de julio de 2006).

(2) Brea, J.J.(1996) Un ruido secreto. El arte en la era póstuma de la cultura. Murcia: Editorial Mestizo. Disponible en versión digital en http://www.joseluisbrea.net/.

(3)  Malevich, K. (1915) “From cubism to suprematism: The new realism in painting” en http://www.mariabuszek.com/kcai/ConstrBau/Readings/MlevchSupr.pdf (obtenido el 31/07/2012).

(4) Delgado-Gal, A. (2005) Buscando el cero. Madrid: Taurus.

(5) Rodríguez de la Flor, F. (2001) “De la tabula rasa  al negro infinito. Arte y absoluto”, en J.L. Molinuevo (ed.), A qué llamamos arte. El criterio estético. Salamanca, Universidad,  págs. 139-168.

(6) Fried, M. (1990) El lugar del espectador. Madrid: Antonio Machado.

(7) Cf. Fried, M. (1990) The Courbet’s Realism. Chicago: The Chicago University Press.

(8) Rodríguez de la Flor, 2001, o.c.

(9) Rancière, J. (2010) “Sobre la importancia de la Teoría Crítica para los movimientos sociales actuales”, Estudios Visuales, 7: págs. 82-89.

(10) Sloterdijk, Peter.(2005) Esferas III. Espumas., Barcelona: Siruela; Boltansky, Luc; Chiapello, Ève (2009) El nuevo espíritu del capitalismo. Madrid: Akal.

(11) Zafra, R (2010) Un cuarto propio conectado. Madrid: Fórcola.

(12) http://www.arteleku.net/vieja/desacuerdos/index.jsp, http://republicart.net/; http://gacgrupo.ar.tripod.com/; http://eipcp.net/; http://www.brumaria.net/; (leídas el 04/08/2012); Blanco, P. Carrillo, J., Claramonte, J., Expósito, M. (eds) (2001) Modos de hacer. Arte crítico, esfera pública y acción directa. Salamanca: Ediciones Universidad de Salamanca, Foster, H. (2001) El retorno de lo real. La vanguardia a finales de siglo. Madrid: Akal (1996); Brea, J.L. (1991) Las auras frías. El culto a la obera de arte en la época postaurática. Barcelona: Anagrama; Zafra, Remedios (2005) Netianas N(h)hacer mujer en Internet. Madrid: Lengua de Trapo;los ensayos contenidos en Raunig, G.; Ray G.(eds) Art and Contemporary Critical Practice, Londres: MayFlyBooks, y especialmente, por cercanía cultural, los de Marina Garcés y Marcelo Expósito. Son solamente algunos ejemplos que he tenido particularmente en cuenta.

(13) De Certeau (1990) La invención de lo cotidiano I. Artes de hacer. México: Universidad Iberoamericana, 2000 (traducción de Alejandro Pescador de L’invention du cotidian I. Arts de faire. París: Galimard / folio).

(14) Valdés, Adriana (2012) “Missing Chile: Far South. Far. Very Far/ Weit im Süden. Weit. Sehr weit”, en Alfredo Jaar. The way it is. An Aesthetics of Resistance. Berlín: Neue Gessellschaft für Bildende Kunst e.V. (NGBK).

(15) Eva Larrauri, El País. 6 de julio de 2012.

(16) Rancière, J. (2006) “Le théâtre des images” en Schweizer, N. (ed) Alfredo Jaar. Le politique des images. Zurich: JRP/Ringier.

(17) Maillo, F. (2007) Identidades. Un archivo fotográfico de la Sierra de Francia a la altura de los años 60. Salamanca: Junta de Castilla y León. Edición de Fabio Rodríguez de la Flor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s