“CONSTRUCTORES DE LAS VJUTEMÁS. ALGO SOBRE CONSTRUCTIVISMO Y POBREZA, SEGUIDO DE ALGUNAS CONSIDERACIONES SOBRE LAS ARQUITECTURAS DEL CURSO BÁSICO DE LOS TALLERES DE IZQUIERDA”, por José María Muñoz Guisado

Alexander Rodchenko. Tatlin en el taller de madera y metal de las Vjutein, 1928

Alexander Rodchenko. Tatlin en el taller de madera y metal de las Vjutein, 1928

A Montse y a José M.

I

“Ici se rebatit ce monde nouveau, construit comme la mystique qui fait une technique pure”, escribe Le Corbusier de los estudiantes de las Vjutemás-Vjutein: “…la foule écrasante des étudiants avec toujours pénurie vestimentaire. On s’écrase, on s’étouffe. Alex Vesnine sourit à perpétuité”[1]

Le Corbusier observa; los alumnos de las Vjutein, en lo que hacen una idea de sí mismos, prolongan la pobreza de la vestimenta en la técnica pura; la pobreza exige sólo lo elemental: ideas livianas, liberadas de cualquier manierismo atávico. Sigue leyendo

“JAVIER CODESAL: REALIZADOR”, por Alberto Santamaría

 

Este título —Javier Codesal: realizador— puede parecer (y quizá lo sea) un rótulo excesivamente seco, áspero, tal vez demasiado descriptivo y simplificador si queremos referirnos a la extensa obra de un artista con una trayectoria como la de Javier Codesal. Una trayectoria y una obra que hacen de él —aunque no sea necesario insistir en ello es importante repetirlo— una de las referencias centrales del videoarte en España. Así, a pesar de que este título pueda parecer vago, lo que voy a tratar de resaltar, precisamente, es que ese objetivo de realizar esconde una intensidad y una densidad conceptuales que quien se haya enfrentado a su obra habrá podido palpar —y no es ésta una palabra neutra— de un modo efectivo. La realización, como trataré de mostrar en esta lectura (o mala lectura) de Codesal, es una de las claves fundamentales para comprender desde la teoría su obra, una obra que, robando palabras a Thomas McEvilley, “irradia significados en muchos niveles”[1]. Sigue leyendo